CLASTEC

Emprendimiento: Regla y Excepción

Categoría:

Hoy me preguntaban sobre el emprendimiento y el momento de hacerlo; y mi opinión es que, como muchas cosas, no todos podremos hacer todo a la perfección o con la naturalidad deseada o con los resultados esperados.

Lo compararía con preguntarnos si todos podríamos aprender a tocar el piano, posiblemente, muchos dirían que sí, pero no todos podremos dominarlo como lo hacen, aquellos que nacieron con ese don o aquellos que tienen mucha habilidad para la música, o aquellos que disfrutan de hacer esta actividad, y claro está que, si tu intención era sólo aprender piano para tocar unas cuantas piezas y ser uno más de tus hobbies o deslumbrar a tu pareja o hijos, pues está bien.

Lo mismo pasará con un emprendimiento y es que no todos nacieron para ser emprendedores, por lo menos exitosos. Y si… sin duda hay algunos que nacieron con su estrella.

Pero si igual, sigues convencido de que quieres emprender, entonces el momento si importará, si no quieres echar a perder tu dinero y tiempo.

El emprendimiento necesita de un conocimiento y visión holística, es decir, deberás tener conocimiento de todas las áreas de una empresa. Marketing, Finanzas, Operaciones, Logística, RRHH, Tecnología, además de ciertas capacidades y habilidades, como planificar, liderar, organizar, controlar.

Suena sencillo y muchos egresados de las universidades, sienten que cumplen con todas estas condiciones, pues ya llevaron cursos de cada una de estas materias y les han enseñado, sin duda alguna, algún curso de administración donde les hablaron del proceso administrativo, por lo que también conocen cómo planificar, organizar, dirigir y controlar; y por ello, sienten que tienen todo para emprender.

Mi sugerencia es que no.

Primero intenten trabajar en empresas, donde puedan ver en la práctica, cómo funciona todos estos elementos. De ser posible, probar en cada área y ver de cerca cómo funciona. Se darán cuenta que la realidad y la práctica es diferente de la teoría y los libros.

Equivocarte mientras practicas o trabajas, es casi normal, y la consecuencia de ello puede variar, desde una amonestación y una enseñanza de parte de tu jefe o líder, hasta una falta grave que te cueste el empleo, pero en todos los casos, te dejará una enseñanza.

Que te pase esto en un emprendimiento puede costar mucho más y el problema crítico es que cada error afectará tu bolsillo, y la peor parte será si al final de muchos errores, se vuelve inviable tu emprendimiento, te dejará muchas deudas y lo más seguro, el sentimiento de no querer volver a emprender nunca más.

Mi sugerencia sería que se preparen para emprender.  Tratar de adquirir todas las capacidades necesarias. Preparar un plan de viabilidad de su emprendimiento. Pedir consejos.

El que más rápido inicia no necesariamente termina la carrera.  

Comparte el artículo

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.